MACONDO

 

Cien Años Más de Soledad
La Maldición de Macondo
Sobrevivir Para Contarla
Simplemente Macondo 

“CIEN AÑOS MÁS DE SOLEDAD”, parte con la última guerra civil sangrienta entre liberales y conservadores colombianos de finales del siglo XIX, donde aparecen algunos parientes olvidados por García Márquez, del coronel Aureliano Buendía, que todos han de recordar no tan sólo por Cien Años de Soledad, sino también, por el libro “El Coronel No Tiene Quien Le Escriba”.

La familia Buendía resurge por cosas del destino de Macondo, que en la huida de los liberales al norte, encuentran las ruinas de dicho pueblo, que fue arrasado por un ciclón en los últimos años del siglo XIX. El nuevo patriarca de esta estirpe condenada a cien años de soledad intentará por cualquier medio ocultar la verdad acerca del pueblo que lo vio nacer, pero que jamás lo aceptaron en su familia, pues era un hijo ilegítimo del coronel Aureliano Buendía.

Los gitanos tendrán mucho que ver en esta historia, pues los famosos epígrafes de Melquíades, volverán al comienzo de esta novela, dejando una tarea a los hombres de la familia Buendía, que es la de traducirlos, y detener el destino fatal de su familia, en ellos cifrados. La casa antigua de la anterior familia Buendía, va a ser tomada como templo, donde se encontraran más adelante las claves para descifrar estos epígrafes, aunque demasiado tarde, pues el destino de amargura y soledad ha consumido a esta nueva estirpe, tal como sucedió en la primera, condenada a cien años de soledad por el pecado incesto cometido por sus iniciadores.

En esta novela, se pasa por la historia de Colombia del siglo XX, navegando por todos los problemas que este siglo ha traído, como las expresiones de violencia a principios de siglo, enfermedades como el sida, las represiones de organismos de gobierno contra los narcotraficantes y las fuerzas armadas revolucionarias de Colombia, los cambios políticos colombianos, del liberalismo al socialismo, los cambios comerciales, entre otros cambios del siglo recién pasado.

Además, tiene historias de amor, romances, entre García Márquez, en su juventud, con una de las mujeres de la familia Buendía, además de historias que se alejan de lo verosímil, como pactos con demonios, uniendo esto a un atentado contra la vida de un sacerdote miembro de la familia, todo esto para fines políticos de uno de los primos, el alcalde eterno de Aracataca. Un caso criminal, y mucho suspenso con el fatal destino de esta familia.

Aracataca, es el nombre real de la ciudad donde nació el autor García Márquez, y Macondo, es bautizado con este nuevo nombre, pues el autor de Cien Años de Soledad inventa a Macondo, dándole las características de su natal pueblo, con ello le doy credibilidad a mi novela, a la historia que se cuentan sobre García Márquez, y una explicación razonable de Cien Años de Soledad, el porqué de su creación, y una gran mezcla con mi novela, que promete realismo no de carácter mágico, pero si con algunas tramas misteriosas, intrigantes, conmovedoras, y sin duda, siguiendo el lineamiento de Cien Años de Soledad, desesperanza para una estirpe condenada por el pecado, que termina sus días en forma más tradicional y sencilla que el azote de un ciclón al final de los días de los Buendía.