MAYO 21

Ciencia ficción policial. Los hechos ocurren durante el transcurso del día 21 de Mayo del año 2019, tras el inicio del mensaje presidencial de S.E. Francisco Prat Errázuriz, Presidente de Chile desde 2018.

La situación política del país se encuentra en caos, de igual forma la situación social, el terrorismo y otros males del mundo moderno ya han llegado al país y atacarán nada menos que al gobierno chileno.

Un demente anuncia haber secuestrado al hijo del Presidente y le ha puesto una bomba que estallará a medianoche, a menos que el Presidente asuma que su antepasado, Arturo Prat, el héroe de Iquique, no es ningún héroe, que explique la verdad al mundo.

Deja una carta con varias pistas que la policía y la Agencia Nacional de Inteligencia no logran dilucidar, por lo cual le piden a un profesor de Historia experto en la vida de Arturo Prat, que les ayude, el profesor Hermann Kast.

La trama avanza rápidamente a medida que avanza el día, desde que es interrumpido el mensaje presidencial  a las 11:15 AM, hasta medianoche el tiempo para algunos corre para otros se hace una eternidad.



21 DE MAYO 2019

11:15 AM

 

            Corría el día 21 de mayo del año 2019, a las once y cuarto de la mañana, y se dan cita en el Congreso Nacional ubicado en Valparaíso, buena cantidad de parlamentarios, políticos, autoridades civiles, militares, eclesiásticas, líderes juveniles, invitados especiales como el mandatario argentino Víctor Fernández y el primer ministro canadiense Arthur McKenzie, además de embajadores y los ministros de estado, todos pendientes de la segunda cuenta pública anual del presidente de la República de Chile, don Francisco Prat Errázuriz, un mandatario que hasta el momento ha sido duramente criticado por su administración de austeridad en estos tiempos de crisis financiera, pero de enormes gastos en defensa y seguridad, que su gobierno considera indispensables en los días que vive el país.

           

            Atentos todos al mensaje presidencia, donde escuetamente habló de salud, educación y economía, comienza a hacer la introducción al tema seguridad, que se espera, sea bastante extenso…

 

            -“…nuestra nación está viviendo tiempos difíciles. Los males de países desarrollados como los Estados Unidos, que veíamos tan lejanos hace una década atrás, han llegado hasta nuestras fronteras y las han superado… la delincuencia interior ha llegado a niveles nunca antes vistos, con cifras alarmantes, donde uno de cada cien chilenos comete un delito al día. El terrorismo ha descendido sobre nuestro país como una viruela incontenible, tribus urbanas violentas, vandalismo juvenil, el neonazismo como vimos en la masacre del la Scuola Italiana de Providencia hace tres meses, puentes derribados, bosques incendiados y los famosos secuestros express, son parte importante que repleta los noticieros día a día… pero estimados chilenos, le hablo a los chilenos responsables, a ese pueblo temeroso de estos acontecimientos, el Estado está para protegerle y darle seguridad… brevemente tomó su vaso de agua y bebió, mientras un leve aplauso se oyó al interior del salón plenario del Parlamento Chileno, y prosiguió: …hace dos semanas solicité al Congreso implantar Ley Marcial y sacar a los soldados a las calles para detener esta aberración, pero se negaron, por lo cual envié un proyecto de ley que faculta a la Agencia Nacional de Inteligencia a detener delincuentes comunes al verse sobrepasadas las policías oficiales, tratar con dureza el terrorismo, quienes serán castigados desde ahora con la pena de muerte que dicha ley implementa nuevamente en Chile, por medio de este proyecto aprobado solo ayer, y que entrará en vigencia…”, estaba bastante enérgico en su discurso presidencial cuando fue interrumpido por un grupo de agentes de la ANI que irrumpen al salón plenario y se acercan raudamente a la testera que dirige el presidente del Senado, don Germán Correa Ominami.

           

            Los agentes comienzan a hablarle al oído, cuando el presidente Prat voltea para saber que ocurre otro agente se le acerca a comentarle, mientras en la audiencia comienza un barbullo que crece más y más, y todos expectantes a saber que ocurría.

 

            -“senador… debemos evacuar el Congreso, hubo una amenaza de bomba, además… cambió la mirada dirigiéndose al presidente de la República: …Su Excelencia… han secuestrado a su hijo, y según el secuestrador, está atado al explosivo”; explicó el agente Nicolás Rivas, a quien se le ha encargado el caso del anuncio de bomba.

 

            En ese instante, el presidente Prat fue inundado por la impresión y el miedo; no pudo contener sus piernas y cayó de rodillas. La ministra de salud se acercó para ver lo que le ocurría, otros diputados también se acercaron. El senador Correa tocó la campanilla para pedir orden y explicó que debían desalojar el edificio pues corrían un grave peligro, todos de inmediato echaron a correr chocando y entorpeciendo la salida de los asistentes al evento.

 

            El presidente Prat fue llevado junto al senador Correa y los ministros de confianza, vocería, defensa y salud, por el agente Rivas y el comandante de la agencia nacional de inteligencia, Vicente Ramírez, quien estaba encargado de la investigación del secuestro, hacia el despacho del presidente del Senado, donde se instalarían a digerir lo ocurrido con mayor tranquilidad.

 

            -“…el terrorista ha exigido a Su Excelencia que comente al mundo como se ha alimentado de mentiras la leyenda de Arturo Prat… dijo que tiene hasta la medianoche de hoy para dar una conferencia de prensa de lo contrario, su hijo, atado a la bomba explotará en algún lugar de Chile”, explicó el agente Rivas.

            -“¿qué se supone que quiere que diga de Arturo Prat?,” preguntó atónito el presidente.

            -“al parecer es alguien que ha estudiado al héroe Prat de la guerra del pacífico, y que considera que no es cierto su valiente acción en el combate naval de Iquique, ocurrido hace 141 años exactamente”, explicó el comandante Ramírez.

            -“debemos evacuar Valparaíso”, dijo raudamente el mandatario.

            -“creo que sería poco prudente”, dijo Ramírez, antes de proseguir: “son más de cinco millones de habitantes, sería un caos una evacuación inmediata, además, no se ha confirmado que la bomba se encuentre aquí, puede ser Iquique, Ninhue, Santiago, Concepción, Talcahuano, hay muchos lugares que tienen que ver con Arturo Prat”, concluyó el comandante.

            -“si es así… puede estar en cualquier ciudad de Chile, en cada ciudad hay un monumento o calle en honor a Prat”, dijo el presidente.

            -“tenemos estas pistas que dejó el secuestrador, en la casa presidencial de Santiago, de donde extrajo al pequeño Francisco, dejó este pergamino que debemos solo sospechar data de la época del combate naval, no tenemos tiempo para corroborarlo, pues la prueba se demora más de un día… hemos solicitado al profesor Hermann Kast, decano de Historia de la Universidad de Chile, que pueda venir a ayudarnos a descubrir lo que pueda significar y poder saber cual sería la ubicación más probable de la bomba”, dijo el agente Rivas, intentando dar a entender que la agencia ya ha tomado medidas rápidas.

            -“¿ese tal Kast, nos ayudará?”, preguntó el mandatario, que obviamente tiene cierto parentesco con el héroe.

            -“Hermann Kast es un importante historiador, ha escrito libros como ‘El Gobierno de Ricardo Lagos’ en 2006, ‘Efectos de la Influenza Humana’ en 2010, y ha estudiado a fondo la figura de Prat, en 2006 publicó ‘La Verdad del Combate Naval’, libro en el cual defiende la valentía de Prat ante las críticas que habían surgido por esos años a la veracidad de la versión histórica, muchos argumentaban que Prat nunca saltó al Huáscar, que estaba borracho, e incluso dijeron que no era comandante sino un simple marinero”, explicó el comandante Ramírez.

            -“¿y si todas esas versiones fueran ciertas… no estaría en lo correcto el secuestrador?”, preguntó el presidente.

            -“no puede usted creer que hemos estado 141 años conmemorando una farsa, señor…”, dijo Rivas, dejando la duda del presidente Francisco Prat en el aire, ya que no tuvo respuesta rotunda, solo quedaba esperar al profesor Kast para poder conocer más de la historia que conlleva la figura de Arturo Prat.